El instinto ejecutivo en tu liderazgo

Escúchalo en LA GUARIDA DE LYCON

Hace años, tuve un jefe que solía emplear frases cliché para motivar al equipo a pasar a la acción sin dudas ni contemplaciones. En una reunión de responsables de área para abordar la reducción de la productividad, nos transmitió una de esas frases. A pesar de su simpleza sintáctica, su sentido práctico sigue resonando en mi memoria con fuerza tras todo este tiempo. La frase era clara: “El trabajo se hace haciéndolo”.

En efecto, en ocasiones necesitamos recurrir a obviedades para recordarnos a nosotros mismos el propósito para el que estamos, ya que a muchas personas se les olvida y terminan confundiendo compromisos y responsabilidades.

A veces, las tareas quedan pendientes en nuestra mesa debido a distracciones, falta de motivación o disciplina, y a menudo, priorizamos lo que nos apetece sobre lo importante y urgente. Además, un liderazgo deficiente en situaciones que requieren la colaboración de varias personas puede afectar la coordinación y frenar las cosas.

Mantener la disciplina para lograr una ejecución eficaz y productiva es una de las principales dificultades en el funcionamiento empresarial, quizás la mayor de todas. La ejecución de tareas implica adoptar comportamientos y técnicas específicos que las organizaciones deben implementar en diversas áreas de producción, y esto debe lograrse mediante un liderazgo resolutivo y eficiente.

Muchas empresas y líderes pueden diseñar estrategias sólidas para abordar problemas o tareas, pero a menudo enfrentan desafíos al implementarlas. Esto puede ocurrir debido a la pérdida de contacto con la realidad operativa del negocio, desconexión con las capacidades del equipo o falta de planificación realista para ejecutar esas estrategias.

Para llevar a cabo un plan de trabajo efectivo, es crucial definir y comunicar claramente las acciones necesarias y la forma de realizarlas para alcanzar los resultados previstos en la estrategia. En otras palabras, se requiere un plan operativo realista que conecte la estrategia con las personas encargadas de su ejecución.

Aunque pueda parecer sencillo, no lo es. La conexión debe centrarse en resultados y respaldarse en una hoja de ruta predefinida que indique la distribución de tareas y las expectativas a corto y medio plazo.

Para lograr esto, el líder debe poseer una visión estratégica clara, entender las capacidades y recursos de su equipo, y tener una comprensión sólida de la realidad operativa del negocio para optimizar el rendimiento. Un error común en el liderazgo ineficiente es pensar que la ejecución puede delegarse, ya que el líder debe centrarse tanto en la estrategia como en el control; sin embargo, la estrategia sola no determina el resultado final, sino su ejecución.

man in black crew neck t shirt sitting beside woman in gray crew neck t shirt
Photo by Canva Studio on Pexels.com

Es esencial que el líder se comprometa y participe activamente en la ejecución del trabajo, estando alerta a posibles desviaciones para corregirlas. Ser un hábil estratega tiene poco valor si no se puede llevar a la práctica e implementar las ideas innovadoras de manera efectiva.

En definitiva, el objetivo primordial del equipo es completar el trabajo de manera productiva y aportando valor. A veces, los equipos se desvían hacia tareas fáciles pero poco relevantes, perdiendo el enfoque en los objetivos de la empresa.

Algunos líderes fomentan la ejecución del trabajo, pero no se centran en su eficacia, lo que puede ser la causa principal de fallos en las estrategias. Por lo tanto, el buen liderazgo tiene un papel crucial en todo esto, ya que la eficacia y el desempeño deben ser valores fundamentales en la cultura del equipo para alcanzar los resultados deseados. Esto implica alinear a las personas con la estrategia y las operaciones para lograr objetivos comunes.

En resumen, un líder debe poseer un instinto ejecutivo, ya que el éxito en la realización del trabajo en equipo es la máxima prioridad. Lograrlo requiere una actitud disciplinada como elemento central en la cultura del equipo y la capacidad de tomar decisiones acertadas en el momento oportuno.

Compártelo si te ha gustado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d